Sin rastros de Karey: Una búsqueda en solitario

Una mujer buscadora en un ambiente donde prevalece la violencia por el crimen organizado, es ponerse en la mira.

Esa es la experiencia que María Ivone Gutiérrez González quien vive día tras día, en el municipio de El Salto en Jalisco, el asecho por buscar a Karey.

Su sobrina Karey Franco Gutiérrez de 18 años de edad, desapareció hace casi dos años.

En la mañana del 24 de marzo del 2020, un grupo de hombres armados -aparentemente de Fiscalía del Estado de Jalisco– irrumpieron en la casa de la familia Franco Gutiérrez y se llevaron a la joven.

Esto ocurrió en el fraccionamiento Albereda Residencial en el Salto, donde los índices de inseguridad van en aumento y se registran muertes violentas a mujeres cada semana, que no se investigan como feminicidios.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública en abril de 2020, reportó que El Salto -donde se ubica el Río Santiago-, está en el lugar número 15 de las ciudades más feminicidas de México.

Desde el día de su desaparición, Blanca Belén, la madre de Karey e Ivone su tía, no han tenido noticias de ella, ni avance en las investigaciones de la Fiscalía Especial para Personas Desaparecidas.

Las hermanas Blanca Belén e Ivonne conformaron el Colectivo Todos Somos Karey Franco. Pero están solas.

Te sugerimos leer Tía de desaparecida urge búsqueda en fosa de El Salto

Una búsqueda que sentencia la vida

Hasta antes del día 24 de marzo de 2020, María Ivone vivía en el municipio de Tequila, Jalisco, sin embargo la desaparición de su sobrina la llevó a cambiar de residencia para apoyar a su hermana en la búsqueda.

La indiferencia de la Fiscalía General del Estado ante las desapariciones orilla a las familias a buscar por su cuenta.

Blanca e Ivone, no están integradas a ningún otro colectivo porque dice Ivone que en realidad tampoco hacen búsquedas.

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) en Jalisco hasta el 13 de enero de 2022 hay 15 mil 357 personas desaparecidas; de esas 578 desaparecieron en El Salto.

Cada una de las veces que Ivone ha organizado una búsqueda en campo espera entre 15 y 20 personas que inicialmente fueron las que invitó, pero la realidad es que al final no llegan, se sienten amenazados por la violencia del crimen organizado.

Poco antes de concluir el año pasado realizaron una búsqueda en el fraccionamiento Chulavista de Tlajomulco de Zúñiga, pero sólo fueron dos personas.

Sin intenciones de buscar

 La impotencia de Ivone frente a las autoridades, tanto de la Fiscalía como de la Comisión Estatal de Búsqueda, crece cuando les solicita acompañamiento o protección en las búsquedas y no se lo brindan.Cero disposición de la autoridad para hacer acompañamiento de búsqueda de las familias

Aproximadamente en agosto del año pasado, Ivone acompañó a Alejandra en la búsqueda de su hijo Santiago José Luis, quien desapareció en julio de 2020.

La madre de Santiago recibió en el patio de su casa, una nota con una dirección donde le aseguraban que estaba enterrado el cuerpo de su hijo.

Lo primero que hicieron fue llevarla a la Fiscalía General del Estado, ahí el Ministerio Público que lleva la investigación les dijo que no era una evidencia suficiente para realizar una búsqueda.

Ellas decidieron hacerlo a su manera.

Fueron primero a revisar el lugar, era una finca en obra negra abandonada, después volvieron para hacer ahora sí la búsqueda en campo en la zona.

En ambas ocasiones sin el acompañamiento de ninguna autoridad.

Cuando entraron en el lugar encontraron prendas de ropa de su hijo y los jóvenes que iban con ellas comenzaron a excavar en la zona aparentemente señalada.

Ellas estaban casi seguras de encontrar algo en el lugar. Sin embargo en ese momento llegó personal del Servicio Médico Forense (SEMEFO) y todo cambió.Cuando la autoridad interviene las evidencias se extravían y las familias quedan como al principio

A las semanas cuando Alejandra acudió al SEMEFO y pidió información sobre los indicios que localizaron en la finca, le dijeron que no los tenían, cuenta Ivone.

Esto puede interesarte Madre reconoce a hijo desaparecido, un año después IJCF pide enviar ADN a Estados Unidos

Indicios que no avanzan

La familia de Karey llegó a fin de año con dos procesos que la autoridad aún no concluye.

Uno es que les confirmen la identidad de dos mujeres encontradas en las fosas de La Duraznera y Ojo de Agua en Tlajomulco de Zúñiga.

Y la otra es la exhumación de una mujer que enterraron hace aproximadamente siete meses en la fosa común, pues a decir del Ministerio Público en El Salto, pudiera coincidir con Karey.

Ninguna de esas dos líneas de investigación ha tenido avance alguno.

Para este año 2022, la primera actividad que Ivone tiene preparada es una búsqueda en campo en la que participará el Colectivo Todos Somos Karey Franco, el Colectivo Todos Somos Erick Carillo y las Madres Buscadoras de Sonora, del 21 al 26 de febrero.

Para más información sobre esta búsqueda: Todos somos Karey Franco

Foto y texto: Perimetral Press

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s