Nos acompañamos para no tocar en soledad las puertas: la historia de Gloria Soto 

Por: Mariana Ávila.

Trabajamos juntas para sabernos acompañadas al recorrer los pasillos de las fiscalías, de los juzgados, de las calles en las marchas, de las aulas. Sabemos la importancia de la incursión de las mujeres litigantes y defensoras de derechos humanos en la lucha contra el patriarcado; ellas, que cuando ya no encuentras/encontramos camino, y tienes/tenemos rabia, o mil preguntas, dirán que sí se puede seguir, que existe algún recurso jurídico, alguna norma a nuestra favor, una ley a la cual recurrir, nos dirán que no estamos solas. Nos acompañamos para no tocar en soledad las puertas; para buscar acceder a la información, a la justicia, y a la verdad. 

En este espacio dialogaremos con la abogada Gloria Soto. Ella es una mujer que nos acompaña, nos asesora y que lucha junto a todas.

Los caminos a la justicia deben visualizar las desventajas estructurales 

que han padecido las niñas y mujeres, de lo contrario

 las instituciones estarán destinadas a violentar los derechos de nuevo.

Gloria Soto

¿Quién es Gloria Soto?

En sus palabras, se describe de la siguiente manera: 

Soy una mujer fuerte y que siempre va un paso adelante, que cumple además con varios roles establecidos en esta sociedad, como el ser madre, hermana y hasta hace poco, hija. Me reconozco noble gracias a los aprendizajes de la vida y la grandeza de la cotidianidad, pero sin duda, tengo carácter que busca la justicia: soy realista y optimista.

¿Por qué estudiaste  derecho?

Soy abogada porque desde muy joven veía situaciones de desigualdad, de desventaja para algunas personas y yo quería ayudar a detener eso. Abogar o interceder por los derechos de alguien te da satisfacción, aunque también puede ser muy frustrante en algunas ocasiones, pues la justicia no alcanza en un país tan lastimado por el patriarcado y por todas las violencias que éste provoca.

¿Cómo decides integrarte a la defensa de los derechos humanos de las mujeres?

Me integré a la defensa de los derechos humanos por una necesidad de acompañar de manera ética a otras mujeres, porque en esencia ese debe de ser el trabajo de una abogada/o. Al inicio de mis estudios, me percaté de que tenía que ser una formación alternativa, elegida y buscada de manera autónoma, pues la realidad es que en la currícula de la educación profesional superior universitaria no nos forman en base a los derechos humanos, y mucho menos con enfoque de perspectiva de género transversal.  Y sucede lo mismo en cualquier área profesionalizante, ya sea médica, de ciencias sociales, ciencias ambientales etc. 

Afortunadamente tuve la oportunidad de participar en el primer espacio de formación del Observatorio de Violencia Social y de Género,  organización civil que trabaja en Aguascalientes. El espacio de formación llamado “Clínica Jurídica especializada en Derechos Humanos y Perspectiva de Género”, me permitió conocer a las litigantes que en diferentes partes del país están haciendo historia por los derechos humanos de las niñas y mujeres. Pude así adentrarme en un vasto mundo de oportunidades para que se apliquen y ejerzan los derechos humanos desde una perspectiva amplia de defensa y, por supuesto, desde la ética. 

Gloria Soto y Susana Rodríguez, integrantes del Observatorio de Violencia Social y de Género, en la manifestación por justicia para las personas desaparecidas el pasado 30 de agosto.

¿Consideras que las mujeres podemos acceder a la justicia en México?

Considero que sí es posible mediante los diferentes mecanismos, y considero que DEBEMOS acceder a la justicia; es una obligación que tiene que cumplir el Estado Mexicano. Sabemos que es un camino extenso, pero no dejaremos bajo ninguna circunstancia que las autoridades olviden que estamos en un Estado de derecho, y que deben garantizarse, promoverse y respetarse los derechos humanos de niñas y mujeres, así como de todas las personas.  

Los caminos a la justicia deben visualizar las desventajas estructurales que han padecido las niñas y mujeres, de lo contrario estarán destinados a violentar los derechos de nuevo. 

¿Qué les dirías a las niñas y adolescentes sobre la defensa de sus derechos humanos?

A las Niñas y Adolescentes me gustaría decirles que el Estado Mexicano debe, en todo momento y circunstancias, garantizar su vida, supervivencia, dignidad y desarrollo integral. Me gustaría que no tuvieran que defenderlos como si quisieran quitárselos; lo ideal es que gozaran plenamente de ellos.

¿Cuál es tu principal reto?

Mi principal reto es lograr que los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes, mujeres y hombres sean respetados, garantizados y promovidos por todos los entes que conforman al Estado Mexicano. Es demasiado utópico, pero paso a paso debe lograrse, y lo haremos juntas.

***

El camino por la lucha de la vindicación de las mujeres es amplio; es nombrar resistencia desde las diferentes geografías y momentos de la historia. Reconocer la misoginia entrañada en las leyes y las instituciones no ha sido fácil, pero contar con estudiosas del derecho y litigantes ha sido fundamental, pues cada día desafían las normas y leyes patriarcales, y avanzan en reescribirlas para ser materializadas en herramientas para el acceso a una vida libre de violencias. 

Ha sido fundamental recorrer los pasillos de las fiscalías teniendo en nuestras manos la sentencia González y otras del 2009, así como la sentencia Mariana Lima del 2015 –logradas por mujeres litigantes, por feministas, por las madres, por las activistas– donde les dicen a las instituciones encargadas de procuración y administración de justicia, y a cada una de las instituciones del Estado, que su actuar es obsoleto. Que son negligentes. Que son parte del problema. Que son omisos, y por lo tanto son los responsables de la impunidad y las violencias. 

Es entonces que el trabajo de mujeres que, como Gloria, nos acompaña para alzar la voz contra el sistema que sigue asesinando y desapareciendo niñas y mujeres cada día. Son/somos, en colectividad, mujeres escribiendo otra historia; soñando con un futuro en el que las niñas y las mujeres puedan ser libres. Un futuro donde puedan reír, bailar y crear sin miedo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s