La pandemia profundizó problemas de la niñez en México: REDIM

Por Susana Rodríguez

De acuerdo con la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), los fenómenos sociales, como la violencia, la crisis económica y recientemente la pandemia mundial de Covid-19 afectan directamente a niñas, niños y adolescentes, un sector social que es poco atendido por el Estado Mexicano.

En entrevista con el Observatorio Digital, Juan Martín Pérez García, director de REDIM, explicó que en México las niñas, niños y adolescentes son consideradas inferiores, propiedad de la familia o incapaces de entender lo que les pasa y defender sus derechos.

Pérez García consideró que el país ha avanzado en mejorar la calidad de sus instituciones y el andamiaje legal para proteger a la niñez, incluso ganando reconocimiento internacional, pero no avanza en presupuestos ni en voluntad política para poner en práctica lo estipulado en la Ley.

El director de REDIM puso como ejemplo al Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) creado en el 2015 y destinado a generar políticas, estrategias y acciones en pro de los derechos de este sector de población en México. Sin embargo, la actual administración federal, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, ha puesto obstáculos para el desarrollo de Sipinna, lo que refleja que la niñez  y la adolescencia no son prioridad en el gobierno.

Otro ejemplo de las omisiones del Estado Mexicano, son los efectos provocados por la pandemia mundial de Covid-19 en la  niñez mexicana. Desde el 2020, REDIM publicó el documento informativo y de análisis  “Impacto de la pandemia COVID19 en los derechos de la infancia en México”, en donde se revelaron las consecuencias de la pandemia para niñas, niños y adolescentes, tales como: incremento en la pobreza, riesgos en el derecho a la educación, aumento del trabajo infantil por la crisis económica, contagios y orfandad, además de crisis humanitaria para la niñez migrante, la violencia en el confinamiento, y la invisibilidad de la infancia.

De entre todos los problemas, la orfandad es uno de los más visibles, pues los problemas de obesidad y diabetes en México favorecieron al virus y ocasionaron la muerte de  mujeres y hombres a partir de los 45 años; dejando a niñas, niños y adolescentes en orfandad. Ante esta problemática, Pérez García señaló que el gobierno mexicano incurrió en una omisión dolosa al no realizar un padrón de las y los niños afectados por la muerte de madre o padre, lo que impide saber cuántos son, quiénes son, dónde están y qué tipo de ayuda requieren.

Además, REDIM consideró como grave que las autoridades sanitarias en el país difundieran que las niñas y niños estaban fuera de peligro por contagio de COVID-19. Pérez García precisó que a la fecha van más de 540 decesos y más de 50 mil contagios, sin contar el subregistro debido a la ausencia de pruebas de diagnóstico para esta población.

“Ya hemos pagado los errores y los pagaremos más caros si en la era covid no hacemos los cambios necesarios que implican articular políticas públicas para la infancia”, agregó el director de REDIM.

Tal como sucedió en el caso de las mujeres, el confinamiento que trajo la pandemia también afectó la salud emocional de niñas, niños y adolescentes debido a la violencia dentro de los hogares. Según cifras de la Red, de abril a octubre del 2020 alrededor de 2 mil niñas y niños recibieron atención médica por lesiones. En tanto que de 2019 a 2020 las carpetas de investigación por corrupción de menores incrementaron en 30%, y las de abuso sexual a niñas y niños en 50%.

En el caso de los adolescentes, se prevé que entre las consecuencias está el incremento de los niveles de ansiedad y depresión.

Crisis de la crisis: educación en pandemia

Entre las principales actividades que se restringieron tras el brote de la pandemia en México fueron las clases en las aulas. A pocos días de que los casos de Covid-19 comenzaron a contarse por miles, las autoridades educativas en todo el país decidieron restringir la educación presencial y mandar a niñas, niños y adolescentes a tomar clases a distancia, una actividad que profundizó las brechas de desigualdad, pues no todas las familias tienen las condiciones necesarias para costear las necesarias herramientas digitales.

Además, desde la perspectiva de REDIM, tampoco estaban preparadas las maestras y maestros para impartir clases a distancia, lo que empeoró el nivel educativo de las y los estudiantes.

Para la organización, lo que sucedió fue que se forzó el modelo educativo tradicional a la modalidad virtual. Las y los alumnos pasan horas frente a la pantalla sin aprender mucho y ha sido desgastante principalmente para las madres que fueron “maestras” desde casa.

En los últimos días, desde el Gobierno Federal se anunció la intención de regresar a las aulas de forma gradual, para lo que se creó un programa de vacunación a docentes. La petición de regresar a los salones ha sido constantemente solicitada por parte de organizaciones como REDIM, sin embargo, habrá que hacer un diagnóstico para conocer los daños en los procesos de aprendizaje, la salud emocional y mental de niñas, niños y adolescentes, así como de las y los docentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s