¿Amor?

Las experiencias de vida y el interés por construir un mundo más justo para todas las personas ha propiciado la ruptura de paradigmas e ideas establecidas, como la del constructo del “amor romántico”, que es una de esas tantas historias que no tienen final feliz.

Esto es lo que opinan mujeres feministas que colaboran con el Observatorio de Violencia Social y de Género:

  • Es reconocer el olor y querer refugiarte en él, buscar que sea una guarida y serlo para la otra. Como cuando te abraza tu madre o ríes con amigas, y quisieras que eso que sucede en tu cuerpo durará mucho tiempo. Incluso podría decir que es como un árbol que nos da oxígeno, que nos da refugio de las tempestades o del calor cotidiano. Y que debes buscar tenga agua y condiciones adecuadas, incluso respetar su espacio.
  • Es silencio y es magia. Es una brisa que humedece el corazón. Es cuidar de alguien, de algo. Es responsabilidad y quietud.

Para ti ¿qué es el amor?, ¿cómo lo vives?

¿Con qué mitos del amor romántico creciste?

  • Pensaba que el amor duele, que necesitaba complementarme viviendo enamorada de un hombre, amar y entregar todo a pesar de mí, que el amor es sólo entre pareja y que no podemos amar a muchas personas. Pero descubrí que detrás de esa construcción existe una necesidad de ejercer poder y que nos educaron para estar sometidas a estereotipos.
  • Con la idea de que el amor se manifiesta sólo de determinadas formas, la mayoría relacionadas con estereotipos sociales y de consumo.
  • El mito del amor romántico que más fuertemente marcó mi manera de relacionarme a nivel erótico-afectivo fue que “el amor todo lo puede”.

¿Creciste con el “felices por siempre”? ¿Qué otras historias de cuento de hadas aprendiste que no pudiste vivir en la realidad?

¿Cuáles mitos del amor romántico haz roto?

  • La heterosexualidad, la idea de necesitar ser complementada, la imposición de una vida en pareja.
  • He aprendido que el amor se transmite de formas infinitas. Y mientras más íntimas sean, me parecen más sinceras.
  • El mito de que el amor todo lo puede es con el que estoy trabajando pues, dentro de mis relaciones de pareja, me he encontrado ante situaciones donde la otra parte ha llegado a exigir que mi persona se vuelque y adecúe a sus necesidades, tiempos, gustos, e incluso a sus amistades, bajo el argumento de que “lo haré si realmente lo amo”. Siento que he podido romper con la idea de que “el amor es para siempre”; hace años me pesaba el hecho de pensar en que toda la energía y esfuerzos que había concentrado en la persona con la que me encontrara, no se vieran reflejados en el futuro. Es por eso que también he intentado relacionarme de manera más “equilibrada”, a sabiendas que mi pareja no puede llenar y/o resolver todas mis necesidades emocionales. Esto último se trata de una dinámica injusta para ambas partes.

Dejar atrás lo que aprendiste para entender el mundo de otras maneras es una batalla de todos los días, ¿qué ideas del amor dejaste atrás para poder vivirlo de manera más justa y equitativa?

¿Qué cambió en tu vida a partir de la ruptura con el “amor romántico”?

  • Estoy en el proceso de amor propio, de autocuidado, de encontrarme compartiendo por gusto y buscando la responsabilidad afectiva. Sabiendo que no tengo que quedarme en los lugares o con las personas por compromiso o por obligación.
  • He podido tener relaciones más conscientes, responsables y respetuosas.
  • Mis vínculos son cada vez más sanos, y he aprendido a establecer límites.

Y tú, ¿cambiaste? ¿Cómo lo hiciste? ¿Cómo es ahora el amor para ti?

¿Cómo vives el amor con tus amigas?

  • Con mucha alegría, libertad, respeto y ternura. Me acompañan y las acompaño.
  • Como tomar agua fresca en un día caluroso: me mantienen viva.
  • Durante la adolescencia, cuando empecé a tener pareja (que por supuesto se trataban de relaciones heterosexuales), a medida que crecía y que los vínculos con los varones se hacían cada vez más complejos, empecé a relegar a mis amigas a una especie de “función de rehabilitadoras y consejeras emocionales”. Con el paso del tiempo, y gracias a las constantes invitaciones a la reflexión de mis amigas, me he dado cuenta de lo terriblemente egoísta que había sido con ellas, y ahora intento cada vez más estar CON y PARA las mujeres que me rodean, aman y a las que amo también; busco reír y charlar sin traer a los hombres a colación (sobre todo a aquellos con los que estemos involucradas en ese momento a nivel erótico-afectivo), durante ese momento que es para nosotras.

¿Qué importancia tienen tus amigas en tu vida? ¿Cómo han cambiado tu vida? ¿Cómo vives el amor con ellas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s