El círculo vicioso de la impunidad

Por Luis Andrés Dena

Uno de los grandes retos que enfrenta el sistema jurídico mexicano es, sin duda, el combate a la impunidad. En México, el proceso para denunciar un delito es revictimizante, las usuarias y los usuarios de las fiscalías son sometidos a trámites burocráticos incómodos, ineficaces y lentos, son atendidos por personal que, en la mayoría de los casos, carece de la sensibilidad necesaria para dar un buen trato a quienes acuden a denunciar un hecho delictivo; en escasas ocasiones logran percibir que los daños sufridos son reparados y que aquellas personas de quienes fueron víctimas son sancionadas por su conducta.

El servicio deficiente que prestan las fiscalías en nuestro país inhibe a las víctimas de delitos a acudir a denunciarlos, los justiciables saben o intuyen que habrán de pasar horas antes de ser atendidos y, una vez que esto ocurra, muy posiblemente serán recibidos por personal que carece de la capacitación necesaria para entender el impacto emocional que un hecho delictivo causa en quien lo sufre y, por tanto, el trato que habrán de recibir como víctimas no será el adecuado para el momento por el que están atravesando.

La investigación de los delitos en México resulta, casi siempre, lenta y poco efectiva; se atienden con inmediatez los casos que logran mediatizarse o aquellos en los que se ven envueltas personas con algún grado de influencia. En estos casos, los responsables de las indagatorias ponen especial atención al pronto esclarecimiento de los hechos, se allegan de elementos que les permitan dilucidar con rapidez la identidad de los responsables y, si no son capaces de encontrar a quien efectivamente actuó ilícitamente, recurren a prácticas poco éticas como la fabricación de culpables; todo con sólo ánimo de brindar a la sociedad una ilusión cada vez menos creíble de funcionalidad de nuestro sistema de procuración de justicia.

Ante este escenario, resultan frecuentes las violaciones a los derechos humanos tanto de las víctimas como de sus victimarios, así como los desaciertos que a la postre vuelven endebles las investigaciones de los delitos, provocando que los elementos recabados resulten, en muchos casos, insuficientes para demostrar la responsabilidad de los autores de hechos delictivos frente a las autoridades judiciales. Las violaciones al debido proceso generan vicios formales y de fondo a veces irreparables y que conducen a la absolución de personas que debieron ser sancionadas por sus actos, pero que tuvieron la fortuna de haber transitado por un procedimiento desaseado.

Por otro lado, aquellos delitos que, por su impacto, no logran darse a conocer son escasamente investigados y, por tanto, difícilmente se logran resultados palpables para el beneficio de sus víctimas. Esta ineficacia crea la atinada sensación en la sociedad de que las leyes pueden transgredirse una y otra vez sin que existan consecuencias para los infractores, lo que no sólo impacta en el ánimo de las víctimas, sino que produce un incentivo para desobedecer la ley.

La elevada incidencia delictiva en nuestro país es una consecuencia directa de la falta de sanción de los delitos, la solución que los legisladores pretenden dar a este problema generalmente se centra en el endurecimiento de las penas, sin tomar en cuenta que, no importa cuán elevada sea la sanción que se proponga para castigar una conducta indeseable, si la autoridad investigadora es incapaz de proporcionar a los tribunales los elementos necesarios para determinar la responsabilidad de los infractores, los delitos habrán de permanecer sin consecuencias.

En conclusión, la reducción de la incidencia delictiva en México, no depende de la severidad de las penas, sino de que aquellas sanciones que ya existen sean efectivamente aplicadas a quienes cometen delitos y solo podrá lograrse con fiscalías sólidas, profesionales, serias y con sensibilidad para con las víctimas. La tarea que tienen frente a sí nuestras instituciones de investigación delictiva no es otra que demostrar su capacidad para proporcionar a la sociedad resultados visibles, ya que si no lo logran en el corto plazo es poco probable que logremos percibir mejoría en el deplorable estado de la seguridad en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s