Las Ciencias Sociales: ¿La ciencia de las mujeres?

Por: María Fernanda Alvarado Bautista

Las mujeres en las Ciencias Sociales existimos y resistimos. A pesar de que tenemos una remuneración económica y un reconocimiento social menor a los trabajos que se desempeñan en otras Ciencias, promovemos la conciencia de la memoria histórica desde lo psicológico, lo filosófico, el periodismo, la historia, el trabajo social, lo sociológico, el derecho, entre otras. Nos pensamos y re-pensamos todo el tiempo y aspiramos a reivindicar estas ciencias como socialmente necesarias y científicamente válidas. 

Calíope Martínez, Licenciada en Historia y Doctora en Historia y Artes, comparte en entrevista con el Observatorio Digital: “Para estas ciencias se requiere de diálogos y prácticas distintas, por eso buscamos estos espacios, hay una búsqueda personal de respuestas. Escribir la historia de las mujeres tiene que ser desde nuestra percepción y sensibilidad, cómo te explicas el discurso sino identificas nuestra propia historicidad y nuestras particularidades. Escribirla desde la visión de los hombres ya se ha hecho mucho. Lo que estoy haciendo como archivista es recuperar a las mujeres que tienen una voz en la historia”.

Las ciencias sociales y humanas son esta parte crítica y reflexiva que ‘no le sirve al sistema’ porque no genera capital o un producto mercantil. Se considera como un trabajo simple o con menor utilidad, no es algo que se puede visibilizar materialmente con inmediatez. La ciencia para muchos es solo lo que puedes tocar y medir.  

Jennifer Carolina González Posadas, Licenciada en Comunicación e Información, Maestra en Investigaciones Sociales y Humanísticas y Periodista independiente expresa: “Desde las subjetividades también se puede producir conocimiento y generar empatía, darnos cuenta que tenemos cosas en común. De pronto los problemas que abordamos en las CS se quedan en una nube elevada de saberes y no baja, las y los profesionistas sociales somos muy necesarios para darle sentido al mundo, y para hacerlo antes tenemos que conectar con el mundo”. 

Aún prevalece esta idea de que las Ciencias Sociales son para las mujeres y las Ciencias exactas para los hombres, como si el asociarlas a determinado sexo le diera cierto valor. Anteriormente, eras educada para eso. Se ha considerado históricamente que las ciencias sociales no son complicadas y no tienes que pensar tanto, por lo que te daban oportunidad de tener una carrera y luego casarte y cumplir tu rol social de ser esposa y mamá. Además de no involucrarte en espacios donde estabas vulnerable a vivenciar acoso y hostigamiento sexual o violencias psicológicas, por el hecho de desear adentrarte en ciencias dominadas por hombres para la época. El asombro y reconocimiento que ahora tienen las mujeres ingenieras tiene que ver con que, aún con sus injusticias actuales, ahora tienen más facilidad para posicionarse, no es que no pudieran sino que no las dejaban las imposiciones culturales. 

Esta asociación y feminización de las carreras, influye en que nuestras áreas sean las que tienen sueldos más bajos y deficientes. En México se da una falta de oportunidades de trabajo y de estudio, los programas nacionales priorizan los perfiles de ingenierías, ciencias económicas, robótica, matemáticas aplicadas, etc. Aunque todas estas profesiones son necesarias y valiosas, las ofertas de capacitación, educación y empleo no son equitativas con las Ciencias Sociales.  

“El Trabajo Social sigue ante la secretaría de profesiones como un oficio, no es una profesión, sin embargo nos piden actuar como profesionales, lo cual está relacionado con la feminización del Trabajo Social. No somos colectivos de asistencia social o caridad, somos un colectivo de mujeres informadas, científicamente avaladas bajo una metodología. Apenas hasta el 2018 se posicionó como disciplina de las Ciencias Sociales, ya que era una subdisciplina de la Sociología”, comparte Mónica Pedroza, Licenciada en  Trabajo Social y presidenta del Colegio de Trabajo Social de Aguascalientes A.C.

“Si llega alguien y es Maestra en Investigaciones Sociales y Humanísticas y llega otra persona con las mismas características sociodemográficas y es Maestra en Ingeniería Mecatrónica, el perfil de la segunda es más valorado económicamente y socialmente. Obviamente ella superó una barrera de género en su profesión, no es quitarle mérito en su campo, pero sí existe esto de que si nos ponemos dos iguales con una maestría en CS y otra en Ciencias duras ella me va a ganar las oportunidades, ella va a tener 10 oportunidades de beca y yo 2, ella tendría un sueldo mínimo de 40 mil y a mi si bien me va de 15 mil”, dice Jennifer González.

“Si no existieran CS no se podría dimensionar el significado de que ahora en vez de ser 2, son 10 ingenieras en un grupo de 40 personas, pertenecer a las Ciencias Sociales nos ayuda a reivindicarnos primero a nosotras mismas y luego a las mujeres a nivel cultural. Aunque no tengas que comprender cálculos, igual te matas tratando de interpretar con validez y realizando tus metodologías”, añade. 

Desde sus distintas profesiones, Calíope Martínez, Jennifer González, Mónica Pedroza, y Ana Karen Luevano, psicóloga con perspectiva feminista, comparten las violencias que han vivenciado en su proceso de desarrollo profesional :  

“Los espacios de poder laborales son dominados por hombres y no es fácil enfrentar tus ideas innovadoras. Hay pared en el sentido masculino pero también hay pared en los recursos. Aún así cada vez es más motivante la especialización que podemos llegar a tener, en mi caso me ha abierto puertas para generar proyectos, ya que hay una idea del concepto de archivo muy antiguo que demerita a los archivos y al trabajo del archivista. Además, es común las prácticas de mansplaining: ‘yo te explico como debes hacer las cosas o yo te tengo que validar primero’, hay agresión verbal y violencia psicológica”, dice Calíope Martínez. 

“Siempre que eres mujer, al menos en la Academia o en el Periodismo, de pronto es como si haces algo bien es como ‘y es mujer’. Así mismo, los hombres periodistas cuando van hacer una entrevista pueden ir a tomar a los bares con los funcionarios o políticos, mientras que una mujer jamás podría hacer eso, para ti es riesgoso, si te atreves hacerlo estás consintiendo que suceda algo más allá. De por sí es común que los entrevistados te digan frases como ‘ay bonita’ o te empiecen a mandar mensajes no consentidos. También se dan discriminaciones por edad, en las convocatorias se pide abstenerse a las mayores de 35 años”, menciona Jennifer González.

“En los paneles convocados en las universidades, los expositores son hombres académicos conversando sobre lactancia materna, menstruación o aborto. O en los diplomados,  son hombres los que dan una supuesta perspectiva feminista. En congresos, simposios, mesas de diálogo, son figuras masculinas las que están participando, se asocia que son los hombres los que pueden estar ahí enfrente”, dice Ana Karen Luevano. 

A pesar de hacer frente a estas violencias y opresiones sistémicas en los espacios laborales y académicos, las profesionistas continúan posicionando sus funciones laborales, y buscan que repercuta en el sueldo y las condiciones laborales. 

En el campo laboral de ciencias e ingenierías, los hombres perciben 16.28 por ciento más que las mujeres, de acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), analizados por Serendipia. Un hombre puede percibir hasta 70 mil pesos mensuales, mientras que el salario máximo de una mujer es de 40 mil pesos, de acuerdo con los datos del INEGI. Aquellos que no terminaron su licenciatura y trabajan en Ciencias ganan 2 mil 504 pesos más que las mujeres de Ciencias que sí terminaron la Licenciatura. Además, en 2020 el CONACYT otorgó más becas para estudiar un posgrado en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas a hombres que a mujeres, según los datos de este Consejo.

El ser parte de las Ciencias Sociales reivindica a las mujeres en sus derechos y la recuperación de la memoria histórica. Al cursar y encontrarnos con autoras, docentes, colegas y amigas nos fuimos reconociendo dentro del Feminismo u otras luchas sociales. Ahora podemos darle un giro particular a nuestras investigaciones y ejercicios prácticos y hacer explícitas nuestras perspectivas como mujeres académicas. Las profesionistas finalizan compartiendo: 

Ana Karen Luevano expresa: “Estudiar una carrera social me permitió cuestionarme donde estaba yo parada primero como mexicana y luego como mujer. En este círculo de mujeres, abrazada de mis compañeras de Psicología y de otras carreras fue esta reivindicación y apropiación”.

“Yo sé que hemos avanzado cuando yo pude escoger la carrera que escogí y mi mamá no pudo. Las luchas de las mujeres feministas me dieron la oportunidad de estudiar desde la primaria hasta la maestría, que nadie me impusiera una carrera, o estudiar y luego no ejercer”, dice Jennifer González. 

Para Mónica Pedroza: “Las mujeres en Trabajo Social somos más abiertas a observar contextos de violencia, es más difícil encontrar que nos quedemos por muchos años en esas situaciones. Te vuelves muy incómoda para el propio sistema, por cuestionar, por confrontar. Mientras más conozco mis derechos, no permito que me los pisen. Quienes nos dedicamos a temas sobre género, violencias, sexualidades, transversaliza nuestro proyecto de vida”.

“Ya entramos a los espacios y ahora hay que consolidarnos y no te digo que hacer la diferencia, porque naturalmente lo hacemos, en el cómo nos relacionamos con el mundo y con nosotras mismas la marcamos, el resto es cuidarse de las posturas que se trepan al feminismo pero siguen actuando bajo las estructuras patriarcales. Consolidarnos y cuidar nuestros ejercicios de poder y de los usos de los espacios públicos y la relación con las y los otros”, finaliza Calíope Martínez.

Referencias:

Contreras E. L. & Ramos Y. (2022). Mujeres Científicas: la brecha salarial. Ciencia UNAM. https://ciencia.unam.mx/leer/1226/mujeres-cientificas-la-brecha-salarial-

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s