Más de 6 mil mujeres protestan en 8M; voces critican intervención del Estado 

Por: María Fernanda Alvarado / Georgina Martínez

En la manifestación de este martes 8 de marzo, más de seis mil mujeres hidrocálidas salieron a las calles a exigir garantía a sus derechos y justicia por las violaciones y opresiones que han sufrido. Colectivas, asociaciones, familiares de víctimas de feminicidio y personas desaparecidas, activistas independientes y mujeres en general participaron en la manifestación. Durante el evento, manifestantes criticaron la influencia del estado y partidos políticos. 

El evento fue distinto a los de años pasados, la división entre las asistentes por un contraste de posturas acerca de la dinámica y el origen de los recursos para la organización de la marcha, donde habrían participado instituciones de gobierno en el pago de infraestructura como el escenario donde se llevaron a cabo eventos culturales, incrementaron las diferencias.

A las 5:00 de la tarde, los contingentes comenzaron a organizarse fuera de la Fiscalía del Estado, poniendo al frente –en el bloque “A”– a las mujeres de la tercera edad y pioneras feministas, maternidades, infancias, y familiares víctimas de feminicidio; después –en el bloque “B”–  las mujeres que marchaban por primera vez; y al final –en el bloque “C”– a la diversidad de mujeres con o sin colectivas. 

Poco antes de las 5:30 los contingentes comenzaron avanzar rumbo a la Exedra, lugar en donde se llevaron a cabo los eventos culturales organizados por diversas colectivas feministas entre ellas Cultivando Género, Morras Help Morras, Terfu, Cecadec, Flores del Mal, Mucha muchacha, y Brigada Centinela, entre otras. En dichas participaciones; mujeres, en su mayoría jóvenes, presentaron bailes, cantos y recitales, formas alternativas de resistir al patriarcado. 

Dicha gestión implicó meses de organización y un constante diálogo de mujeres activistas en conjunto con autoridades estatales, aseguraron, hacer uso del espacio de esa forma. “Es importante que como feministas ya tengamos un lugar en la mesa, ya basta de estar tomando las calles así, necesitamos ese lugar para la toma de decisiones” mencionó una integrante del Colectivo Flores del Mal.     

Las organizadoras también aseguraron que se buscó alejarse de cualquier represión policíaca, como la que ocurrió en 2021, sin embargo, cientos de asistentes al evento se mostraron en desacuerdo por la participación de mujeres que forman parte de partidos políticos, la decisión de incluir un escenario –pagado, de acuerdo con las mismas organizadoras, con recursos públicos– y la imposibilidad de las inconformes para utilizar ese mismo escenario. Algunas también criticaron la falta de libertad de protesta. 

La desaprobación por estas acciones poco a poco comenzó a crecer. 

“La lucha no se vende, la lucha se defiende”, corearon mujeres desde diversos espacios de la Plaza Principal. Esta y otras consignas fueron parte del discurso de inconformidad, ya que aseguraron, existió influencia del gobierno y de partidos políticos en el evento, negociaciones y acuerdos que hasta ahora no han sido transparentados, así como tampoco el origen de los recursos públicos que se erogaron.

“Lo que sucede es que hay diversidad de luchas, hay algunas que no están de acuerdo en que hayamos gestionado un escenario, pero finalmente son nuestros impuestos. Lo pagaron diferentes instituciones, como el Instituto Aguascalentense de la Mujer, y no sabría qué otros decirte, pero todas fueron órdenes de gobierno, de partidos políticos ninguna”, señaló Eugenia Solís, organizadora del evento.

Los matices de la protesta

Durante la construcción del itinerario para el 8 de marzo, entre las mismas colectivas hubo un contraste de posicionamientos respecto a la participación o no de la iconoclasia: había quienes preferían llevar a cabo el evento  como una fiesta, unión, y hermandad; para otras, tomar el espacio sin olvidar incluir la expresión del dolor y el coraje a través de la iconoclasia, exponer a sus abusadores y legitimar sus experiencias de violencia (como se ha hecho desde siempre en las marchas pasadas), otras colectivas decidieron que tomar una posición neutra fue la mejor opción. 

“Se llegaron a acuerdos con el gobierno municipal, la Secretaría de Gobernación del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado para la organización”, comentó una activista perteneciente a la colectiva feminista Flores del Mal.

“Años atrás no habían puesto algo así, a parte su forma de hablar es distinta. ¿Cuándo les había interesado eso? Jamás habían puesto tanta atención en la organización del evento, de repente somos un macro evento y nos utilizan. Ya no va haber marcha, las mujeres se van a decepcionar demasiado, se van a sentir usadas. Espero que poco a poco se den cuenta y se vengan a la parte de atrás porque aquí es donde tenemos que estar, nos están distrayendo para no protestar”, mencionó una asistente de 20 años. 

Para las entrevistadas, las marchas anteriores se habían caracterizado por llevarse a cabo con recursos y condiciones básicas, pero creando dinámicas que eran percibidas por todas como transparentes y autónomas, por ejemplo, el sentarse alrededor del monumento del águila en la Exedra, escuchando a través de altavoces, ese es uno de los recuerdos de manifestaciones anteriores más significativos para las participantes.  Las inconformes no tuvieron acceso a posicionarse en el escenario.

La presencia de un escenario de concierto, representantes de partidos políticos, participación de hombres en el staff, y en otros espacios, aportaron a que las mujeres participantes acusarán que se trataba de un evento “vendido”, ya que algunos de quienes tomaron decisiones  para la organización y enfoque del evento, no cumplieron con su responsabilidad de validar las voces oprimidas de las mujeres e implementar políticas públicas eficientes e integrales.

Los grupos y colectivas de mujeres que se pronunciaban en contra de lo antes mencionado se fueron integrando en la parte posterior del escenario, donde se manifestaron diversas consignas como “No queremos show, queremos justicia”, y se realizó una actividad para exponer nombres de agresores por parte de quienes fueron víctimas.

Siendo las 8:30 de la noche, mujeres organizadas –no las organizadoras del evento– comenzaron a nombrar a las que han sido víctimas de feminicidio en Aguascalientes, en el presente año y en los anteriores. 

Aguascalientes en el mapa de violencia feminicida

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Aguascalientes es la cuarta entidad con mayor número de feminicidios en el país. De acuerdo con el monitoreo del Observatorio de Violencia Social y de Género, el año 2021 cerró con 20 feminicidios, una cifra más alta que en los últimos cinco años, además, en lo que va del presente año, las cifras de violencia contra las mujeres se han duplicado, en febrero se contabilizaron al menos cuatro tentativas de feminicidio. 

Las estadísticas confirman la urgente necesidad de atender casos de violencia familiar y de pareja, según el informe emitido en materia de género por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, durante el mes de enero en Aguascalientes se registraron al menos mil 383 llamadas al sistema de emergencias por situaciones de violencia familiar, donde las mujeres son las más afectadas. De éstas, solo se abrió carpeta de investigación en 161 de los casos. Atribuyéndole el tercer lugar a nivel nacional a la entidad en esta problemática.

La impunidad en la que se quedan la mayoría de los casos atenta contra la seguridad de las mujeres. Sin dejar de lado las personas víctimas de desapariciones forzadas y casos de abuso.

A lo largo del evento en Exedra, distintas agrupaciones formaron espacios propios para expresar sus exigencias, las presentadas en el escenario principal fue una de ellas. La marcha aun con sus matices, tuvo el poder de nombrar aquellas injusticias por las que miles de mujeres sufren y exigir al estado que se responsabilice de aquellas, muertes, desapariciones, abusos y opresiones por las que durante décadas las mujeres han luchado. El evento concluyó alrededor de las 9:30 de la noche sin detenciones por parte de la policía. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s