Teme Grecia Rodríguez, defensora del territorio en Zacatecas por su integridad

La organización internacional Front Line Defender en México  alertó que la activista Grecia Eugenia Rodríguez Navarro, integrante del Observatorio de Conflictos Mineros de Zacatecas, ha sido amenazada de manera reiterada por las autoridades del estado  debido a su labor en defensa del territorio y el agua, de manera particular  con integrantes de los ejidos que están en contra de la construcción de la Presa Milpillas en el municipio de Jiménez del Teúl.

México es uno de los países más peligrosos para activistas en defensa de los Derechos Humanos y periodistas. De acuerdo con el reporte Agravios contra Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas publicado por la Secretaría de Gobernación con datos de diciembre de 2018 a septiembre de 2021, en la administración federal del presidente Andrés Manuel López Obrador han asesinado a 94 personas defensoras de Derechos Humanos. 

Grecia Rodríguez inició sus labores en el activismo en defensa del territorio y del agua en el año 2014, dos años después se integró al Observatorio de Conflictos Mineros de Zacatecas, enfocado en la defensa y acompañamiento de los pueblos y ejidos afectados por megaproyectos extractivistas en el estado.

“No puedo dejar esto que hago, la defensa para mí es algo que me define, que es necesaria en un país como el nuestro”, dijo en entrevista con el Observatorio Digital.

Por su labor, en el año 2019 Grecia fue desplazada de su tierra natal e integrada el Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, pese a la distancia continúa el acompañamiento a los ejidos y comunidades.

“Cada que voy a Zacatecas a seguir realizando mi labor tengo que acudir con escolta, tengo un botón de pánico, número de emergencia y siempre tengo que estar vigilante”, cuenta la activista.

Agregó que teme por su integridad física y se alejó de su estado para proteger a su familia, que era acosada en su propio domicilio.

La CEDHZ recomienda, pero no exige

En relación a las agresiones y violaciones de las que ha sido víctima la activista y habitantes de los ejidos afectados por la construcción de la Presa Milpillas, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Zacatecas inició una investigación del caso con el número de expediente CEDHZ/453/2018, de la que se derivó una recomendación emitida en mayo de 2021.

En dicha recomendación se solicitó una indemnización económica por las afectaciones emocionales de Grecia y el ejidatario Javier Sánchez Herrera, así como la integración al Registro Estatal de Víctimas para contar con los servicios médicos, jurídicos, psicológicos del fondo de atención.

Además, se solicita a la Secretaría de Seguridad Pública realiceuna investigación para determinar responsabilidades de quienes se vieron involucrados en actos violatorios de derechos humanos contra los defensores de esta zona del estado, para que se emitan las sanciones correspondientes.

La respuesta de las personas afectadas fue que rechazaban la indemnización económica, solicitaron que además de la investigación en la Secretaría de Seguridad Pública, el Gobierno de Zacatecas hiciera pública la recomendación de la CEDHZ y les diera el reconocimiento de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos a quienes les fueron violados sus derechos básicos en el ejercicio de la defensa de la tierra.

Y principalmente la cancelación de la obra de la Presa Milpillas, que es el mayor peligro que corren las personas de los ejidos afectados.

En entrevista con la activista, dijo que hasta la fecha ningún punto de la recomendación ha sido atendido por el Gobierno de Zacatecas.

“Nos hemos acercado al cuarto visitador de Derechos Humanos en Zacatecas, Alan Olivares Badillo, que es el encargado del tema, nos lo niegan, cuando puedo hablar con él me dice que va a checar y después la respuesta es que está de vacaciones y llega en 15 días. Esto consideramos que es una burla, les importa muy poco lo que pase con nosotros”, expresó..

La Presa Milpillas

A finales del año 2015, el entonces gobernador priísta de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, anunció la construcción de la Presa Milpillas en el municipio de Jiménez del Teúl como una obra de abastecimiento de agua para el estado, con un costo inicial de 3 mil millones de pesos.

La construcción de la presa contempla la afectación de 19 comunidades entre los municipios de Jiménez de Teúl y Sombrerete, que se opusieron desde un inicio a la realización de la obra, lo cual ha provocado varios episodios de violación de los derechos humanos de la población y de las y los activistas.

Desde la academia también se ha estudiado el caso y existen  publicaciones como “La no factibilidad de la Presa Milpillas”, “La desinformación oficial sobre la Presa Milpillas: una estrategia para el despojo territorial” y “La corrupción institucionalizada del manejo del agua en México: el caso de Zacatecas” que han dado cuenta de lo inviable de la obra.

En 2018, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) destinó 169 millones 740 mil pesos para la Presa Milpillas, sin embargo, estos recursos no se ejercieron en su totalidad debido a la resistencia de los ejidos, según información publicada en medios nacionales.

Debido a esta misma resistencia la CONAGUA canceló la inversión de 504 millones de pesos para la continuación de la obra. Desde aquel momento hasta el pasado 24 de noviembre, el tema de la presa había permanecido tranquilo.

Sin embargo, en una visita realizada por el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, el pasado 24 de noviembre,  el proyecto de la presa se reactivó y el presidente encomendó al actual gobernador, David Monreal, de convencer y persuadir a los ejidatarios para llevar agua al estado.

En su momento, los ejidatarios afectados constataron que la propuesta de la Presa Milpillas era similar al que se buscó imponer en la Presa El Zapotillo, donde la respuesta del presidente de la república fue totalmente de apoyo a la población afectada. 

El jueves 11 de noviembre, López Obrador en compañía de su gabinete, dio por cancelada formalmente la obra de la Presa El Zapotillo y escuchó las peticiones de las personas de Temaca, Acasico y Palmarejo que eran las comunidades que serían originalmente afectadas, en el estado de Jalisco donde gobierna Enrique Alfaro,del partido Movimiento Ciudadano.

Trece días después, el presidente estaba en Zacatecas pidiéndole al gobernador  morenista convencer a los ejidatarios para inundar sus tierras y hacer posible la Presa Milpillas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s