Recuerdan a Wendy, víctima de feminicidio en Aguascalientes este 2021, con amor, dolor y coraje 

El pasado 2 de mayo, a la familia Moreno Paredes le arrancaron la paz de sus días cuando encontraron sin vida a Wendy Anaí Flores Moreno en el patio trasero de la casa de su pareja. Lo que jamás podrán robarles es la alegría que la joven dejó impregnada en las mujeres de su vida.

El 29 de enero de 2021, Wendy recién había cumplido 15 años de edad, tres meses después su familia estaba en la Fiscalía General del Estado para reportarla como desaparecida y responsabilizar a su pareja, Brandon “N” –un hombre mayor de edad– como principal sospechoso. 

La desaparición de Wendy es  uno de los casos en los que la Fiscalía de Aguascalientes fue omisa para emitir inmediatamente la Alerta Amber. En su momento, la autoridad se justificó diciendo que una publicación en redes sociales –publicada por su familia para solicitar ayuda en su búsqueda– no era indicio suficiente para activar los mecanismos oficiales de búsqueda, contrario a lo que establece la Ley para la Atención y Prevención de la Desaparición de Personas en el Estado de Aguascalientes, el Protocolo de Búsqueda y el Protocolo Nacional Alerta Amber.

A su abuela, mamá, tía, hermana y amiga se les pinta una sonrisa melancólica al pensar en ella. Era alegre, le gustaba bailar desde pequeña y no le gustaba que la molestaran –ni a ella ni a los suyos–, sabía ser la mejor anfitriona y demostrar su amor con detalles, dicen.  Nubia, América y Wendy,  la triada de amigas, siempre estaban juntas, añade su familia. 

“Ella era todo, yo me podía pelear con ella, me podía llevar con ella, me hacía enojar, me hacía renegar, a lo mejor ahorita estábamos enojadas y al segundo venía y me decía: ¿Abuelita me das para comprar?”, recuerda María del Carmen Moreno Paredes, su abuela.

Los te amo, las risas y las fotos para Facebook eran comunes en la vida de Wendy, ella nunca dejaba de avisar el lugar en donde estaba, sobre todo a su abuelita y a Claudia Paredes, su madre. Fue por eso que el 29 de abril de este año, día de la desaparición de Wendy, de inmediato empezaron a buscarla, no era normal que pasaran las horas y ella no se hubiera comunicado.

Su familia cuenta que cuando Wendy tenía tres o cuatro años de edad, quería un vestido blanco de princesa. Un día su abuela lo encontró en una pila de ropa, en el contenedor de basura, lo tomó, lo lavó y se lo dio; ella de inmediato fue a presumirselo a su tía y a su tío, daba vueltas y hacía reverencias, comparte su abuela.  

“Estaba su tío ahí sentado y le dice: A ver una reverencia… ay que bonita. ¿Verdad que sí me veo bonita?, responde ella, y pregunta  ¿qué crees tío? Que es marca Delcon… del contenedor. Y estábamos todos muertos de la risa”, recuerda su familia. 

Desde pequeñas, Wendy y sus hermanas se acostumbraron a vivir con su abuela, ella las cuidaba mientras Claudia, su mamá, repartía su tiempo hasta en tres trabajos a la vez con tal de darle a sus hijas e hijo lo mejor que se podía.

Ser abuela y fungir como mamá tiene sus complicaciones, para María del Carmen hubo momentos complicados en los que Wendy no la obedecía en las labores de la casa, cuando era adolescente, y cuando comenzó su relación con Brandon “N”.

A finales de noviembre del 2020, la pareja decidió mudarse a una vivienda. Los últimos dos meses de su relación, las cosas se pusieron difíciles: empezaron a pelear por cualquier cosa, él era posesivo y todo el tiempo le reclamaba por su forma de actuar o por las personas con las que ella se relacionaba.

Aunque Wendy compartía poco de su situación con Brandon, para su familia era muy evidente que él trataba de alejarla de ellas y de sus amistades. Su familia cuenta que ella aparecía en casa con golpes o cortadas en el cuerpo, pero siempre las justificaba: decía que eran producto de un accidente. 

El último día que Claudia, su mamá, la vio; Wendy le dijo que ya no quería vivir más con Brandon y que quería denunciarlo, pero nunca le dijo el motivo. Acordaron ir a la Fiscalía al día siguiente, pero ese día no llegó.  

De acuerdo con cifras nacionales durante 2019 en México se cometían 9 feminicidios al día. En 2020 la cifra aumentó, pues once mujeres fueron víctimas de feminicidio diariamente.

En lo que va del 2021, en Aguascalientes se han registrado 19 muertes violentas de mujeres, de las cuales la Fiscalía del Estado investiga solamente a siete como feminicidio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s