Buscan familias justicia “desaparecida”

Por Susana Rodríguez

Las familias de personas desaparecidas encuentran justicia en sus propias labores de búsqueda porque de las autoridades obtienen un apoyo mínimo a fuerza de exigirles que cumplan con lo que les corresponde, así ha sido para Edith Hernández Torres, protagonista del documental Volverte a Ver y hermana de Israel Hernández, uno de las personas desaparecidas que se lograron identificar tras la exhumación de la fosa localizada en 2016 dentro del municipio de Tetelcingo, Morelos.

A Israel Hernández lo secuestraron en junio del 2012. Su familia pudo recuperar su cuerpo cuatro años después de búsqueda continua. Tenía 35 años, era padre de dos niños y dueño de un negocio de materiales de construcción.

Su desaparición le borró la sonrisa a la familia Hernández Torres, compuesta por siete hermanos, mamá y papá. Para Edith es difícil hablar de justicia, pues en el caso de su hermano no hay una sola persona detenida.

Tampoco hay algún funcionario que haya asumido los cargos por las inhumaciones que ella considera ilegales en las fosas de Tetelcingo y Jojutla, ambos municipios de Morelos, donde se depositaron personas sin los debidos protocolos para identificarlas y asegurarse que no eran buscadas por sus familias. 

“La alianza entre hermanas buscadoras es lo que ha hecho que el estado nos voltee a ver, eso fue lo que nos hizo más fuertes y más valientes, saber que hay alguien que nos respalde con el mismo dolor y el mismo objetivo: buscar y encontrar”, dice Hernández Torres.

Los involucrados en el caso, el ex gobernador perredista Graco Ramírez quien actualmente no tiene un cargo público. O el entonces Fiscal General del Estado, Javier Pérez Durón, que después fue titular de la Unidad de Investigación de Delitos para Personas Migrantes.

Sin experiencia previa y luego de algunas capacitaciones que recibieron por parte de especialistas en materia de peritaje forense, las integrantes del Colectivo Regresando a Casa Morelos hicieron las labores de exhumación, elaboración de perfiles genéticos, anotaciones de las pertenencias y condiciones en que encontraron a las personas en las fosas. Para Hernández Torres, esta fue la única forma de regresarles su humanidad y hacerles justicia. “Hemos humanizado a la gente, son personas con nombre, apellido y un lugar en una familia”, dice.

Añade que el estreno del documental Volverte a Ver, en el 2020, ayudó a la sensibilización colectiva frente al problema de desaparición en México, y lo que eso implica para las familias que buscan a sus seres queridos.

Israel regresa a casa

El regreso de Israel a casa tardó un mes, desde que lo identificaron hasta que la Fiscalía General del Estado de Morelos se lo  entregó a su familia, que ya había preparado su recibimiento para que tuviera una despedida digna.

“La gente se acercaba y nos preguntaba, ¿ya llegó Israel?, ¿es verdad que ya lo encontraron?, nosotros estábamos felices porque fueron cuatro años y mi familia ya estaba desesperanzada”, recuerda Hernández Torres.

La vuelta a casa de cada persona desaparecida es una esperanza que revive para quienes llevan años en búsqueda, en un país con más de 70 mil personas desaparecidas que no reciben una respuesta de parte de las autoridades.

En las búsquedas, las familias se hermanan y las personas desaparecidas se vuelven una preocupación colectiva, una vez que Israel volvió a casa había una labor pendiente: lograr que todas las mujeres y familias buscadoras encuentren a quienes buscan.

Morelos aún no acaba

En abril del 2017, las integrantes del Colectivo Regresando a Casa Morelos acompañaron el proceso de exhumación, hicieron los perfiles genéticos y documentaron la condición en la que encontraron a las personas en la fosa de Jojutla, sin embargo, el gobierno no ha hecho la validación correspondiente, y quedó pendiente una parte de la fosa por abrir ahí mismo, además de la identificación total de las personas encontradas en la fosa de Tetelcingo.

De acuerdo con Edith, las autoridades buscan trasladar a personas que están en el Servicio Médico Forense (Semefo) de Morelos hacia el panteón Jardines del Recuerdo y, para evitar que se repita el caso de Tetelcingo y Jojutla donde se depositaron personas sin la debida identificación, las integrantes del Colectivo quieren participar como observadoras del proceso.

Sin embargo, este trabajo se detuvo por la pandemia de Covid-19, y permanece así, siendo el pretexto perfecto de las autoridades para no avanzar, considera Hernández Torres.

En todo el país hay más de 70 mil personas a la espera de ser encontradas, las familias reman a contracorriente para regresar a sus seres queridos a casa y así encontrar algo de justicia, mientras las autoridades omiten procesos, cometen errores y retrasan las búsquedas.

Fotografía Carolina Corral, directora del largometraje “Volverte a Ver” 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s