“No hay lucha que no valga que se impulse, de granito en granito”: Maestra Chuyita

Por Susana Rodríguez

Para María de Jesús Rangel Velásquez, mejor conocida como la “Maestra Chuyita”, el reto de las mujeres activistas es cambiar por completo la estructura del sistema, a la par de cualquiera de las luchas que persigan, entre ellas la feminista; creando condiciones para que exista una conciencia diferente entre mujeres y hombres. La maestra, emblemática en Aguascalientes, tiene alrededor de 36 años en la lucha social.

“La crisis nos afecta a todas, mujeres y hombres, entonces la lucha debe ser contra la crisis estructural”, enfatizó. Esta es una lucha titánica pero indispensable, porque si los cambios sociales no son generales y desde el origen, no se va a lograr una transformación significativa.

Cuando la maestra Chuyita fue estudiante de la Normal Rural “Justo Sierra”, de Cañada Honda en Aguascalientes; estuvo en el cuadro de honor, la banda de guerra y tenía las mejores calificaciones, pero entonces estaba muy lejos de lo que fue después, al momento de iniciar su labor en las comunidades.

Su primer trabajo como maestra rural fue en la comunidad de Los Márquez, del municipio de Río Grande, Zacatecas. Ese acercamiento a la realidad marcó su vida y fue su inspiración principal para convertirse en la luchadora social que hasta hoy es.

En entrevista para el Observatorio Digital, cuenta que en ese lugar ella era la maestra, enfermera, psicóloga, abogada, ejidataria y gestora de los servicios que hacían falta. La comunidad, a su vez, se entregaba por completo para proveer lo necesario para su bienestar y además de reunir una cantidad de dinero que fungía como salario, le llevaban apoyos en especie.

Pero la normatividad y reglas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) le hicieron imposible desarrollar su espíritu comunista entre el cuerpo docente, y fue hasta que se jubiló cuando comenzó a participar con mayor libertad como activista. Primero como integrante de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una agrupación disidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Además de defender los derechos en la docencia, la maestra Chuyita también empezó a vincularse directamente con las estudiantes de la Normal Rural de Cañada Honda con el objetivo de rememorar los terribles hechos ocurridos en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, y así se relacionó con otros colectivos que también participaban en estas marchas y tenían sus propias luchas.

Aunque la maestra Chuyita no se ve a sí misma como feminista, es simpatizante de las causas y ha apoyado las luchas de las compañeras porque considera que ésta, al igual que otras causas, es fundamental para la transformación de la sociedad.

“Yo como comunista veo que la mujer es doble y triplemente explotada, sobretodo la indígena, la campesina, por ser mujer, por ser pobre, por ser trabajadora. La mujer doblemente explotada debe ser doblemente revolucionaria y de eso han puesto la muestra las indígenas zapatistas”, explicó.

La pandemia, por ejemplo, es para ella una “guerra biológica” que ha impuesto una nueva normalidad al servicio de los más poderosos, sin importar quienes resulten perjudicados y, en este caso, las mujeres se han visto afectadas porque sus responsabilidades se multiplicaron sin tener algún tipo de apoyo económico o de alguna otra naturaleza.

“Las madres son amas de casa, trabajadoras y maestras que implican una carga física y emocional sin la existencia de un subsidio especial, y han faltado más voces que se pronuncien contra esta situación de explotación que están viviendo las mujeres”.

Como mujer, cuenta, vivió discriminación cuando fue docente. Explica que en el ámbito sindical cuando una compañera era impulsada para algún cargo o proponía alguna iniciativa, se imponían peros o trabas basados en estigmas de las labores consideradas femeninas.

Por el contrario, como activista, siempre sintió el respaldo de quienes la han acompañado a lo largo de este camino de lucha en el que la provocación nunca ha sido el método para lograr sus objetivos, siempre ha buscado medir las circunstancias, reconocer sus capacidades y generar una táctica.

Esa solidaridad de parte de otras compañeras y compañeros es lo que la ha impulsado a corresponder con su apoyo a los colectivos, principalmente a los independientes con miras a fortalecer una alternativa.

“Me ha dejado la satisfacción de sembrar mi granito de arena en lo que he podido, compartir mis esfuerzos, sugerencias, iniciativas y eso si es satisfactorio”, dice.

La maestra Chuyita reconoció que a sus 76 años de edad  hay muchas acciones que no puede realizar por falta de energía, pero lo hizo durante muchos años y actualmente no ha dejado de participar en actividades, aunque sea de manera virtual.

En su recorrido como activista, vio una gran diferencia en las luchas sociales de las mujeres de Aguascalientes y las que habitan los estados del sureste. En estados como Oaxaca, Chiapas, Guerrero, muchas de ellas llevan la batuta en colaboración con los compañeros, de “tú a tú”, a diferencia de ciudades como Aguascalientes, donde las mujeres poco figuran en ciertos frentes y en las luchas feministas son prácticamente ellas las que están involucradas y los hombres ausentes.

Sin embargo, más allá de lo que hasta ahora las mujeres han alcanzado, para la maestra ellas tienen muchas cosas por explotar en la lucha por la emancipación y liberación, a partir de la intuición y su capacidad organizativa y de responsabilidad, no sólo para con ellas sino para con todo su entorno.

Tras 36 años de activismo, considera que la transformación de Aguascalientes ha sido lenta. Sigue siendo una sociedad conservadora, ha crecido en tamaño y en industria, pero hay temas rezagados. Agrega que en este estado prevalece el escándalo y las personas ven como un delito luchar contra las formas establecidas. Pero la llama de la transformación sigue encendida en la maestra Chuyita, que seguirá luchando para lograr una transformación real en el proceso de concientización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s