La carta a los Reyes que no se mandó

De acuerdo con la abogada y especialista en temas de género, Cynthia Galicia Mendoza, durante el 2015 en México asesinaron a 6.5 mujeres al día. Y durante el 2020, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se han cometido entre 10 y 12 feminicidios diarios, eso significa que la cifra se duplicó

Por: Susana Rodríguez

Desde el 6 de enero de 2018, la familia Ruíz García no ha vuelto a ser la misma, la pérdida de una de sus integrantes de manera trágica marcó el Día de Reyes para el resto de sus vidas.

Jessica Alejandra Ruiz García tenía 13 años y estaba en la secundaria cuando conoció a *Luis. A los 15 quedó embarazada. A los 18 ella y su hija se fueron a vivir con él en una casa de inicio prestada. A los 21 años fue víctima de feminicidio. Su historia cruza la violencia feminicida que viven las mujeres mexicanas durante el noviazgo y hasta el matrimonio.

En Aguascalientes, la violencia contra niñas y mujeres no da tregua. En el período de enero a septiembre del 2020, según cifras del Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se registraron 10 mil 244 llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia de pareja y 15 mil 121 de violencia familiar. Mientras que hasta principios de noviembre de este año se han registrado 150 suicidios de mujeres.

El embarazo de Jessy fue una noticia inesperada, era una adolescente y la llegada de una hija cambiaría el rumbo de su vida, cuenta su madre, Sandra García. Durante los tres años que vivió en casa de sus padres después del embarazo, *Luis, su pareja, se mantuvo cercano. Eso permitió que la familia Ruíz García se percatara de los problemas que tenía su hija en esa relación.

Cuando Jessy cumplió la mayoría de edad, decidió abandonar la casa de sus padres y comenzar una vida en familia. Durante ese tiempo siguió recibiendo el apoyo de Sandra, que le pagaba los estudios en la carrera de enfermería. A principios de 2017, su madre obtuvo un crédito de vivienda con el objetivo de que Jessy tuviera un hogar seguro. Pero los problemas comenzaron a agravarse. Esa casa sería la última en la que Jessy vivió.

Mientras ella estudiaba empezó a trabajar como enfermera y pronto *Luis se inconformó “porque ella no estaba cumpliendo con las obligaciones en el hogar”, cuenta Sandra. Y recuerda:

“Mi hija llegó a decirme que ya no quería vivir con él porque siempre estaba de mal humor y aventaba cosas, empezaba a buscar ropa y aunque estuviera planchada la tiraba y la pisoteaba”.

Las señales de violencia comenzaron a ser cada vez más visibles. Sandra García cuenta que frecuentemente su hija aparecía lesionada, con golpes en el cuerpo, dolores en el estómago, las canillas lastimadas, moretones en la espalda o en las piernas. En octubre del 2017, la pareja se separó y mantuvieron una relación todavía más difícil. De manera repentina, *Luis se llevó sin permiso a la hija que tenía con Jessy.

“Él me maltrata, todo lo que tú me decías era cierto, (yo le decía) porqué nunca lo aceptaste, porque él me tenía amenazada que si les decía me iba a quitar a la niña y no la iba a ver nunca más en la vida”, le contó Jessy a su madre.

El 6 de enero del 2018, en su afán por resolver la situación, Jessy tuvo una plática con *Luis, donde él le prometió que cambiaría su actitud y le pidió regresar a casa. Ese día, a las 7:30 de la tarde, Sandra recibió una llamada que cambió por completo la vida de la familia Ruíz García.

“Yo pensé que era una llamada de extorsión o algo así porque no le entendía nada, nada más oía que lloraban y que decían “se colgó”. ¿Quién eres, quién habla?, preguntaba, yo no entendía nada. Es Jessy, Jessy se colgó, vine y la encontré colgada”, del otro lado del teléfono Sandra reconoció la voz de *Luis.

Cuando ella y su esposo llegaron a la casa, que años antes le habían facilitado a Jessy, la encontraron “tendida en el piso y él ahí supuestamente llorando a los pies de ella. Yo le decía ¿qué pasó?, y él me decía: es que yo llegué y la encontré colgada, quise darle reanimación, la quise desamarrar y no pude, fui por un cuchillo, corté la correa, quise darle reanimación pero no reaccionó”.

Para Sandra y su esposo, esa ha sido una de las noches más largas, dolorosas y complicadas de su vida. No bastó con la noticia, había que reunir una serie de documentos indispensables para que el Ministerio Público les entregara a Jessy. Desde esa noche y hasta la fecha, no han vuelto a ver a su nieta y la muerte de Jessy sigue sin resolverse.

Los cabos que no se atan

Desde el feminicidio de Jessy, la familia Ruíz García comenzó una lucha a contracorriente. Primero con las autoridades de justicia que resolvieron que se trató de un suicidio, lo que provocó que se perdieran indicios, se dejaran de hacer ciertas investigaciones y que hasta la fecha el caso esté detenido.

Sandra está segura de que su hija no se suicidó. Dice que tiene una carta donde Jessy le escribió que existe una memoria usb con evidencia de los golpes y maltratos de *Luis, pero la familia nunca pudo encontrar esas pruebas.

Tras integrarse el Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes para la defensa jurídica, en el año 2019, las autoridades iniciaron el protocolo de investigación de muerte violenta por feminicidio en el caso de Jessy, pero después el proceso volvió a detenerse. En enero del 2021 se cumplen tres años y la investigación se encuentra estancada. El avance es gracias a la información que la propia familia entregó a la autoridad ministerial, además de las gestiones del Observatorio.

“Yo siento que (a Jessy) le dimos la confianza, el cariño, como para que ella no se haya abierto, no nos haya dicho la situación, pero no sabemos lo que ella estaba viviendo, de qué forma la tenía amenazada, no sabemos lo que pasó”, reconoce su madre, decepcionada por no haber podido ayudar a su hija.

-¿Qué le dirías a Jessy?


-Que la quiero mucho, que estoy orgullosa de todo lo que hizo en vida, lo único que me duele es que no pude ayudarla.

De acuerdo a cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a septiembre de 2020 se registraron 704 feminicidios en todo el país, de esos sólo uno en Aguascalientes. En el mismo periodo, en la entidad ocurrieron tres homicidios dolosos y 22 culposos donde las víctimas fueron mujeres.

*El nombre del agresor ha sido modificado por razones legales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s