Simulan accidente para cubrir feminicidio e infanticidio

Aguascalientes registra el treceavo feminicidio en lo que va del 2021 con la muerte de Analleli Socimo Santos, de 31 años de edad, y su hijo Marcos Abdul, de poco más de siete años. Madre e hijo, que tenían un reporte de desaparición, fueron arrollados en la carretera federal 70 (salida a San Luis Potosí) por un vehículo sospechoso, a la altura de la comunidad El Relicario.

El atropellamiento ocurrió la noche del pasado martes 28 de septiembre y originalmente las autoridades lo registraron como atropellamiento por accidente, sin embargo, cuando identificaron a las víctimas contemplaron la posibilidad de que se tratara de un acto premeditado.

De acuerdo con información publicada, la joven y su hijo estaban huyendo de las amenazas de un hombre y salieron de la Ciudad de México a San Luis Potosí, para posteriormente  viajar a Aguascalientes

El domingo 19 de septiembre, familiares de Analleli denunciaron en la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México la desaparición de ella y su hijo ocurrida casi dos meses antes, el 20 de julio, en la delegación Iztapalapa.

Esta fue la Alerta Amber emitida para su búsqueda

El 27 de septiembre, Analleli se presentó en la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición y Búsqueda de Personas de Aguascalientes, a cargo de Jorge Luis Pedroza Bernal, para solicitar la desactivación de la Alerta Amber emitida, pues aseguró que no estaban desaparecidos, según consta en un medio de circulación local.

Para el Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes (OVSGA) al momento en que la Fiscalía General del Estado se enteró de que ella no está desaparecida, la autoridad debió activar todos los mecanismos necesarios para salvaguardar su integridad y vida, incluso darle la opción de un refugio en lo que podían activarse nuevas redes, argumenta Violeta Sabás Díaz de León, coordinadora de la organización.

“El hecho de que ella haya sido asesinada, significa que falló la justicia, fallaron las instituciones para poder garantizar su integridad y vida y no se le orientó de la manera adecuada. Independientemente de que ella hubiera presentado una denuncia y se le haya otorgado una orden de protección, la realidad es que no se le garantizó protección para su vida”, enfatiza la activista.

Al día siguiente, por la noche, las víctimas fueron impactadas por un vehículo Cadillac Escalade color tinto, con  matrícula de Arkanzas, Estados Unidos. Según la versión de testigos, el vehículo circulaba a alta velocidad, ocurrió el atropellamiento y el conductor se bajó para subirse a otro auto negro, que era conducido por otro hombre. Ambos huyeron.

Ante el reporte de los hechos, al lugar acudieron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y el Municipio, así como personal de servicios periciales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s