1º de diciembre Día Mundial de la Acción Contra el Sida

Por Linda Aréchar Lara

Desde 1988 se conmemora el día de la Acción contra el Sida, antes llamado Día Mundial de la Lucha contra el Sida, nombre que cambió en 2011 a Día Internacional de la Acción Contra el Sida ya que la palabra “lucha” tiene una connotación belicista, sin embargo la intención es la misma, hacer conciencia sobre la importancia de implementar acciones de prevención, de recordar a las personas que han fallecido a causa de alguna infección oportunista relacionadas al VIH o al Sida y si bien se han tenido grandes avances en cuanto a el acceso de antirretrovirales aún no se llega a tener el tan anhelado “acceso universal”.


Desde 1983 que aparece el primer caso en México, el foco siempre ha estado puesto en hombres que tienen sexo con otros hombres, y luego se extendieron las acciones a las mujeres trans, dejando de lado a las mujeres, aunque cada año la proporción hombre mujer se ha ido emparejando, si bien esto no significa que se deban dejar hacer acciones de prevención y atención para hombres que tienen sexo con otros hombres y mujeres trans sí es motivo para resaltar que es un vacío no ha sido atendido.


Cuando ya se sabe el diagnóstico de VIH en una mujer, aparte de lidiar con la asimilación de su nueva condición de salud, debe lidiar con el estigma, la discriminación, la violencia institucional y social que la juzgará en base a su desinformación que se incrementa con el hecho de la mujer quiera ser madre, quienes lo logran reportan que una vez que llega el momento del parto a algunas fueron violentadas en las instituciones de salud e incluso hay a quien a las han llamado “asesinas”, cuando hoy en día existen los protocolos necesarios para que una mujer con VIH pueda tener un bebé que no tenga el virus.


Se puede pensar erróneamente que el matrimonio y las parejas estables proporcionan inmunidad contra la infección por VIH y no es así, si además en la relación se vive violencia física, verbal y/o sexual el riesgo de adquirir VIH se potencializa, porque es complicado que una mujer violentada se encuentre en condiciones de pedir el uso del condón en sus relaciones sexuales. Hay que mayor riesgo de adquirir VIH en las relaciones forzadas por la falta de lubricación, pesé a ello, hay hombres con VIH y obligan a sus parejas a tener relaciones sexuales sin el uso del condón argumentando “que ya para que se cuidan” dejando de largo la posibilidad de la reinfección.


Con el transcurso de los años Mexicanas en acción Positiva A.C en colaboración con otras organizaciones han documentado casos donde se han violentado los derechos sexuales y reproductivos de mujeres con VIH al realizarles procedimientos de esterilización sin su consentimiento, si bien esta mala práctica ha disminuido no se hizo justicia para las victimas y hasta el día de hoy no se ha erradicado el estigma y la discriminación para mujeres con VIH que deciden embarazarse.


Por otra parte cuando las familias se enteran del diagnóstico de un integrante con VIH la respuesta frecuentemente es distinta dependiendo si se es hombre o mujer, los hombres reciben una red de apoyo en todos sentidos incluso económica, en el caso de las mujeres primeramente son señaladas “pues dónde andabas” “Con quién andabas” generalmente terminan valiéndose por sí mismas sin pareja y con pocas posibilidades de tener una, mientras que un hombre con VIH en general mantendrá todas las esferas de su vida casi intactas y su pareja en su mayoría se queda con él aunque ella no hubiera adquirido el virus.


Ahora bien, si se llega a requerir de el apoyo de un refugio a causa de vivir violencia extrema basta con decir que se tiene VIH para que la posibilidad de ser aceptada disminuya y menos si su estado de salud requiere alguna atención especial o tiene algún hijo que también tenga VIH.


No hay nada más alejado de la realidad que pensar que todos los embarazos no deseados o no planeados nada tienen que ver con VIH cuando quien tuvo una práctica sexual sin protección se expone a cualquier infección de transmisión sexual entre ellas VIH.


Las mujeres usuarias de drogas presentan vulnerabilidades especificas frente al VIH, sin embargo en los procesos de desintoxicación y recuperación son pocos los centros que les proporcionan la atención integral, considerando que gran parte de las mujeres intercambiaron dosis por sexo y que algunas quedan embarazadas, y pasan su internamiento sin recibir atención al respecto. En la mayoría de los Estados las pocas ocasiones que las instituciones trabajan el tema de VIH ya sea en prevención o atención de VIH inclusive los Institutos de las mujeres lo hacen contratando a “las compás” u organizaciones amigas, dejando de lado la expertiz pasando por alto el principio de MIPA que pretende alcanzar el mayor involucramiento de la población afectada.


El COVID vino a dejar en segundo término al VIH y con justa razón por la cantidad de muertes que ha cobrado, pero no debemos olvidar que las nuevas infecciones por VIH no han parado, que también está la posibilidad de que se presenten en algunos meses personas con VIH con alguna infección oportunista en estado avanzado pues en la mayoría de los estados sólo se están surtiendo recetas para las personas con VIH sin recibir la atención médica y las valoraciones por otros especialistas.


El estado emocional para una persona con VIH influye considerablemente en el control de la infección y la ansiedad que genera el poder adquirir COVID puede debilitar el sistema inmunológico, por ello es importante el acceso a los servicios de salud mental. En el caso de las mujeres no se debe pasar por alto que en la mayoría de los casos son “cuidadoras” y lo han sido también en familiares con COVID dejando su autocuidado en segundo término.


Sólo el paso del tempo dará cuenta del impacto que la COVID dejó en las personas con VIH, tiempo dirá las repercusiones de que a casi dos años de la actual administración el gobierno Federal no se tenga aún un el programa de Acción Específica de VIH 2018- 2024, del impacto de haber retirado todo tipo de financiamiento a las organizaciones de la sociedad civil para realizar acciones de prevención de VIH, el paso del tiempo dará cuentas de las repercusiones de no haber atendido las necesidades especificas de las mujeres con VIH.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s